NOTICIAS Y EVENTOS

JHOHAN STEVENS ACOSTA ALBAN

Sin Lula, reemplazado por un poco carism?co Fernando Haddad, las posibilidades de triunfo petista se esfumaron en forma inversamente proporcional al crecimiento de las de Bolsonaro.  El curioso diputado del discurso golpista se hab?convertido con el pasar de los a?en una verdadera opci?residencial, y hasta sus declaraciones m?extremas, antes casi risibles, se volvieron un im?para millones de brasile?necesitados de una respuesta a sus frustraciones.

La hoja de vida de Bolsonaro muestra a un personaje siempre al borde del conflicto.  Tras hacer un curso de electricista por correspondencia, entr? Ej?ito, pero solo lleg?capit? En 1987, la revista Veja public? reportaje seg?l cual ese oficial planeaba emplazar bombas de bajo poder en los ba?de la Academia Militar Agujas Negras, en Resende, y en la colectora de aguas de Guando, Rio de Janeiro. Lideraba entonces un movimiento por mejorar los sueldos de los miembros de las Fuerzas Armadas y le hab?contado todo a la revista, aunque luego lo neg?l Tribunal Militar no lo conden?ero su carrera lleg?su fin.

La fascinaci?or Bolsonaro tiene que ver en muy buena parte con su supuesta mano dura contra la criminalidad, pues incluso ha dicho que un polic?que no mata es un mal polic?

El activismo, sin embargo, le gust?e lanz? Concejo de Rio y logr?lir elegido.  Ya estaba casado y ten?sus tres hijos mayores, cercanos colaboradores de su campa?Flavio, candidato a alcalde de Rio, Carlos, concejal de la ciudad y Eduardo, el menor, de 34 a? art?ce de su exitosa campa?e redes. Los llama, respectivamente, Cero Uno, Cero Dos y Cero Tres.  Tiene adem?una hija de su segundo matrimonio y otro de una relaci?nformal.

Agresivo y desconfiado, suele llamar imb?l o idiota a su interlocutor, as?ea periodista.  Cuando concede entrevistas las graba en video y audio porque teme que tergiversen sus palabras. Y si las preguntas son demasiado detalladas en materia pol?ca o econ?a, contraataca al entrevistador por querer acorralarlo. En un debate de Cero Uno cuando aspiraba al concejo, ?e la pas?l y casi se desmaya frente a las c?ras. Otra candidata, m?ca de profesi?intent?udar al muchacho, y Bolsonaro le impidi?carlo: “!le va a dar estricnina a mi hijo!”, dec?a los alaridos.  Ella le contest?am?olo violador (tiene una denuncia por incitar a ese delito). Y ?le contest?e no se preocupara, que ella era tan fea que nadie la violar?

Le sugerimos: El pol?co Jair Bolsonaro en 10 frases

Bolsonaro niega que el 31 de marzo de 1964, cuando las Fuerzas Armadas tumbaron al presidente Joao Goulart, hubo un golpe de Estado. Se trat?eg?l, de una “elecci?ndirecta” que llev? gobierno a Castello Branco. Y lo enfurece que digan que los militares torturaban a los opositores, aunque ?mismo ha defendido p?camente la tortura. Tanto, que uno de sus ?los es el coronel Carlos Alberto Brillante Ustra,  el mayor torturador del Ej?ito.  Entre tanto, planea llevar a su gabinete a varios generales activos: es el regreso de los militares al poder que dejaron en 1985.

¿C?gan?strong>

Bolsonaro gan?s elecciones con la ret?a que despleg?sde el d?uno de su carrera pol?ca, sazonada de gritos, insultos y muy pocos aspectos concretos en materia de pol?cas p?cas. Y a juzgar por lo que dice, los dem?tas de Brasil, y por extensi?los del resto del mundo, est?muy preocupados.

El domingo pasado, por ejemplo, en un discurso ante miles de seguidores, dijo que purgar?al pa?de los “criminales de izquierda”. “!Somos la mayor? somos el Brasil real. Juntos, construiremos una nueva naci?Esos criminales rojos desaparecer?de nuestra patria!”  Asegur?e Lula se pudrir?n su celda, y que Haddad estar?on ?pronto, “y no de visita”.